Jaume-Miquel Ruiz |

 

Se inicia semana con sentencia favorable para un consumidor.

Hoy 17.12.18 nos hacemos eco de una gran noticia, esta vez de una sentencia especialmente conmovedora.

Es el caso de una asociada de nuestra entidad cuyo nombre no desvelamos por protección de datos, pero contaremos un poco de su caso.

Esta historia comienza en una localidad al norte de la Comunidad de Madrid. Nuestra compañera -hace año y medio aproximadamente- contactó con cierta letrada para que le llevase un procedimiento judicial contra su banco.

Dicha abogada le propuso hacer una dación en pago, en contra de lo que deseaba su clienta, quien posteriormente se asoció a ABAE para recibir nuestra ayuda.

Antes de esa propuesta de hacer pacto con el banco, nuestra asociada ya había contactado con nosotros a través de unos canales de comunicación para afectados por las hipotecas.

Llegado este caso a nuestras manos, le pedimos toda la documentación con el fin de buscar la mayor herramienta que podía conseguir, la titulización.

Como ya sabemos, la titulización es una cesión de deuda (normalmente de hipotecas y préstamos) que el banco cede o vende a un fondo de titulización de activos.

Este fondo, a su vez, se dedica a traspasarlos a bonistas que compran esos bonos, unas operaciones lícitas que generan dinero gracias a las hipotecas, todo un negocio mercantil a costa del consumidor.

Ahora con esta sentencia, cuyo fallo declara que el banco no tiene legitimidad activa para poder reclamar, nuestra queridísima asociada no tendrá que aguantar por un largo período de tiempo a su entidad bancaria.