Muchas veces nos encontramos casos como el que os contamos.

Una mujer con dos hijos se enfrenta a que Caixa Catalunya les desahucia con la ayuda de una empresa de créditos usura llamada “Proyecto Tossa 17 S.L.”.

Se ven en la calle, lo único que le queda a esta familia monoparental es alquilar un zulo en un municipio cercano al de donde vivían.

La madre, después de soportar años de espera y de requerimientos, nos hace llegar su caso de pura casualidad.

Cuando nos comenta su situación, decidimos buscar la titulización del préstamo. Y pese a ser un caso positivo por estar titulizado en el famoso fondo FTA2015, seguimos pensando qué hacer.

Tras darle vueltas y desesperada, la afectada decide libremente ocupar la vivienda de la cual la desahuciaron.

Al cabo de unos meses, una empresa adscrita a Anticipa Real State, presenta querella contra nuestra asociada.

Budmac Investments SLU aparece como la propietaria de la finca de nuestra defendida.

Ante estas circunstancias, los consejos de ABAE:

Venia a un abogado de oficio y presentar la titulización del préstamo como prueba (falta de legitimidad activa).

Después de que ABAE informase extendidamente al abogado de oficio sobre qué es la titulización y cómo usarla en el procedimiento, llega la fecha del juicio.

Personados el ministerio fiscal y la abogada de Budmac como acusación. Por parte de la defensa, el abogado de oficio y un colaborador nuestro en calidad de testigo sobre la búsqueda de titulización, la cual conllevaba el procedimiento de cesión de crédito que crea la misma.

Al final, nuestro compañero no tuvo que testificar. Su Señoría lo tenía bien claro.

Después de los informes finales del juicio, el letrado de oficio dejó claro el aspecto de la titulización, de la falta de legitimidad activa y que la entidad querellante era un fondo buitre, o en su defecto, una de las delegaciones (si se le puede denominar así) de un fondo buitre.

Mientras, el ministerio fiscal y la acusación querellante pedían desahucio y multa de 6€ al día, por un período aproximado de seis meses y un total de 1.080€.

Después de una semana, la afectada trae a nuestras oficinas los documentos de la sentencia.

Su Señoría exponía que no quedó probado que el querellante “fuese titular de la vivienda objeto de litigio” tal y como dicta la sentencia.

También haciendo referencia sobre otros aspectos de la denuncia, como el delito de usurpación (dictado en el Código Penal en su art. 245 y de sus requisitos para ser considerado tal delito), el de la titulización presentada como prueba de la defensa (con jurisprudencia de la AP de las Islas Baleares, sección 1ª con REC 382/2009, y la de la AP de Zaragoza, sección 3ª y REC 12/2015).

Como último apunte habla sobre la presunción de inocencia.

El fallo de la sentencia:

Que debo ABSOLVER Y ABSUELVO libremente de los hechos objeto de este juicio leve de USURPACIÓN a XXXXX XXXXXX XXXXXXX XXXX declarando de oficio las costas procesales.

Gracias a la titulización se consiguió absolver a la afectada de este procedimiento. Como dice uno de los abogados que colabora con la asociación: “Otra forma de hacer derecho es posible”.